Citas para sexo

0
2579
citas-para-sexo

La ciencia prosigue empeñada en hallar razones fisiológicas que sirvan para establecer pautas sexuales válidas para cualquier amante. Los últimos en procurarlo han sido estudiosos de la Universidad de Florida State y de la Universidad de California, quienes se plantearon descubrir la frecuencia más recomendable para gozar de una vida íntima plena y feliz.

Para esto, examinaron estudios anteriores sobre la actividad sexual de doscientos catorce parejas de recién casados -sus contestaciones neurológicas y hormonales- y han concluido que “la satisfacción sexual se sostiene en niveles elevados hasta unas cuarenta y ocho horas tras haber tenido relaciones”. Por lo tanto, es entonces cuando habría que ‘reforzar’ nuevamente esa sensación. Agregan además de esto que las parejas que sostienen esa frecuencia muestran en un largo plazo un mayor grado de bienestar en la relación.

Muchos se van a preguntar quién es capaz de continuar semejante ritmo. Distintas encuestas son concluyentes: poquísimos. Una de las más completas fue efectuada por el reputado Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana, que estableció el número medio de contactos sexuales conforme diferentes rangos de edad:
La cantidad seguía reduciendo con cada aniversario. Es obvio meditar que las parejas pueden vivir felices, aun por siempre, con una frecuencia sexual mucho menor que las cuarenta y ocho horas. Quizá esta podría considerase como la opción inmejorable, mas ni muchísimo menos la única satisfactoria.

Hace dos años otro conjunto de estudiosos, este de la Universidad de la ciudad de Toronto Mississauga (Canadá), efectuó una investigación afín al de sus colegas estadounidenses basándose en una muestra de treinta personas. Las conclusiones fueron distintas: basta tener sexo una vez por semana para sentirse satisfecho. Coincidían en que, a mayor frecuencia, más dicha, no obstante apreciaron que desde un contacto semanal el nivel de satisfacción apenas cambiaba.

Mas como acostumbra a decirse, cada pareja es un planeta y cada una debe encontrar la mejor contestación en su dormitorio. Entrar en comparaciones es tan peligroso como frecuente. Y es que, como asegura Tim Wadsworth, maestro de Sociología en la Universidad de Rojo Boulder, “tener más sexo hace feliz, mas meditar que tenemos más sexo que otras personas nos hace todavía más felices”.

¿Qué cualidades definen a los amantes más eficientes? ¿La cantidad de clímax? ¿El número de parejas? No. Quien el día de hoy puntúa alto en su factor erótico es una persona que valora bien su sexualidad y le dedica esmero, igual que lo hace con otras labores de su vida rutinaria.

No hace nada que no le guste, no se avergüenza de su pasión sexual, y sabe vencer la amenaza de los estereotipos, primordial causa del descalabro sexual de bastantes personas.

El sicólogo Antoni Bolinches aporta ciertos rasgos más que caracterizarían a una persona con buen nivel de inteligencia sexual: “Busca un sexo gratificante para los dos, un sexo que perdure en el tiempo y un sexo que no transforma a la pareja estable en pareja estática, ni en pareja errática”.

De ahí que que el sicólogo creó un test de inteligencia sexual, que puedes efectuar a continuación:

En ese planeta tan complejo que es la sicología individual semeja que hay un punto donde la discreción deja de ser una cualidad considerable para transformarse en una actitud más próxima a la irresponsabilidad.

Tal vez pueda compartir tal postura si le explico que desde el instante en que empezó el dos mil diecisiete hasta la data las estadísticas lanzan una minoración de ciertas infecciones de transmisión sexual en la provincia de Sancti Spiritus, en comparación con exactamente el mismo periodo del año anterior; no obstante, lejos de ser un indicador positivo, como podría suponerse, se trata de un subregistro de las enfermedades, conforme precisó a Escambray Ana María Lugo González, jefe de la Sección de ITS/VIH/SIDA perteneciente al Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología del territorio.

Los números señalan una reducción de blenorragia —también famosa como gonorrea—, condiloma, herpes genital y síndrome de secreción uretral; sin embargo, en ciertos ayuntamientos la tendencia fue el aumento de ciertas de estas nosologías.

En tanto, se registra un incremento de los casos de virus de inmunodeficiencia humana, sífilis y los síndromes de flujo vaginal y de dolor abdominal bajo vientre; en el caso de la clamidia, sus reportes están relacionados con los test para advertirla en los centros de salud y si bien en Sancti Spiritus ha crecido el empleo de estas pruebas a lo largo de los últimos 8 años, a veces se agotan velozmente pues frente a la menor inseguridad muchas mujeres asisten a esta técnica sin ya antes efectuarse, por servirnos de un ejemplo, un rezumado simple, cuestión que asimismo explicó la propia especialista.

Si por una parte dismuyen las notificaciones, mas los especialistas desconfían, y del otro, el número de las personas inficionadas medra, entonces me persuado de que no estamos frente a las caras de una moneda, sino este tema asemeja un cubo de Rubik, ese rompecabezas de 3 dimensiones que demanda de mucho ingenio para llenarlo.

Como quien trata de advertir los pasos donde se pierde la guía, Lugo González esclarece los factores que pudiesen condicionar el incompleto reporte de los contagios, como son, entre otros muchos, la automedicación y la omisión de quienes falsean sus síntomas frente a los galenos para adquirir los medicamentos que aparentemente los van a curar.

Para absolutamente nadie es agradable que sus inconvenientes más íntimos sean del conocimiento ajeno; no obstante, quienes representando a la privacidad, la vergüenza o bien la ignorancia evaden el algoritmo de diagnóstico y tratamiento implantado por el sistema sanitario cubano en los consultorios o bien policlínicos, siguen en una zona de peligro, actuar como el avestruz no puede ser la solución ante sus miedos. Quienes sospechan o bien están persuadidos de sufrir una infección de transmisión sexual deben buscar ayuda especializada pues si se tratase de una de ellas deben efectuarse una prueba de serología y microelisa, y además de esto contestar la encuesta epidemiológica que corresponde en estos casos; esta es la única garantía de recortar la cadena, como le llaman los epidemiólogos a esta una parte del proceso, un eslabón que a veces se complica, como le ha sucedido a Regla Palmero Noa, enfermera con veinticinco años de experiencia en esta especialidad.

A ella le preocupa que en ocasiones los entrevistados no desean dar el nombre de los contactos sexuales, por el hecho de que son casados, o bien sí ofrecen su identidad mas no saben dónde viven; la meta no es causarles un inconveniente personal, sino más bien citarlos al policlínico para descartar el posible caso, asegura la especialista.

Si desde el dos mil dieciseis hasta la data ha disminuido el número de personas que aceden a las consultas de consejerías, si como aseguran especialistas yayaberos la población ha perdido la percepción de peligro del SIDA debido a la supervivencia de quienes lo sufren, y si los enfermos tampoco asisten a los centros establecidos para atenderse, ¿qué pronóstico podemos establecer para la salud sexual y reproductiva de los espirituanos y las espirituanas?

El de las ITS es un programa nacional desarrollado desde pilares como la promoción, prevención, vigilancia y atención al paciente, que empieza con la difusión del empleo del condón y no concluye hasta mucho más tarde del tratamiento, en el caso de las infecciones curables.

Las posibilidades para informarse pudiesen ser la consejería frente a frente, anónima o bien telefónica, y si se trata de efectuarse pruebas sanguíneas asimismo están creadas las condiciones en los centros de salud pública; para ninguna de las opciones hay que abonar un centavo.

Es cierto que a veces en las farmacias se agotan los preservativos, pero aún no hay un desabastecimiento en la provincia dicho de esta forma categóricamente; si bien lejos estoy de opinar que esa sea la disculpa de quienes tienen una vida sexual sin protección, considerablemente más tratándose de relaciones eventuales.

¿Por qué razón dejarle a la casualidad un tema que podría mudar nuestra vida por siempre? Incluir el preservativo en nuestra vida sexual no la limita de goce y totalidad, por el hecho de que como aseguran los especialistas en la materia, el acto sexual empieza en nuestro cerebro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here